Valladolid

Aprovechando que Jóse tenía que ir por trabajo, nos cojimos unos días para ir a Valladolid.

Ciudad cargada de historia y de cultura.

Nada más llegar a por torreznos!!! estábamos cansados del viaje, pero no pudimos resistirnos, check in al hotel y a cenar una ración a la Brasería Alarcón, espectaculares!!

Los primeros días, al tener las mañanas para mi sola, las dediqué a callejear y conocer el casco antiguo de la ciudad. Aunque no seamos creyentes, en nuestros viajes siempre nos gusta visitar iglesias y otros templos para conocer mejor el lugar.

Por proximidad al hotel donde nos hospedábamos, comencé por la iglesia  de Santa Maria la Antigua (S. XIII) con su torre románica y la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción (S. XVI). Para mí más espectaculares por fuera que su interior.



Santa María la Antigua
Catedral Nuestra Sra. de la Asunción




Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y al fondo Santa María la Antigua

Imprescindible en Valladolid, la plaza mayor, siendo preferible su visita al anochecer, por su iluminación.






También visité el museo Nacional de Escultura, conjunción de arte y religión, realizadas por grandes artistas del renacimiento y barroco español, considerado el mejor de Europa en obras escultóricas. Situado en el Colegio de San Gregorio.




Empacho de religión, necesitaba arte moderno, por una muy buena recomendación de un amigo visité el Museo Patio Herreriano, posee una gran colección de arte contemporáneo español desde 1918 hasta la actualidad.





No nos dejó indiferentes los edificios del centro de la ciudad, con sus balcones y miradores típicos.






Valladolid es cuna de grandes escritores como Miguel Delibes, Jose Zorrilla o Francisco Umbral, de Miguel Delibes nos encontramos con el libro escrito El Hereje, el cual trazó un retrato del Valladolid en que la localidad fue capital del reino de España, época de Carlos V, yo no lo he leído, pero Jose sí, así que, a parte de regalarme el libro, con mapa en mano visitamos los puntos que nos indicaba, así su lectura sería más real.


Resultado de imagen de ruta hereje valladolid


Podríamos seguir con el tema cultural, pero vamos a pasar a lo que de verdad nos gusta, Tapear!! y justamente en Valladolid no puede faltar, ésta vez fuimos guiados por compañeros de trabajo de Jose.

Comenzamos por Bar-Rte. Jero, dónde probamos una gran selección de pinchos, todos buenísimos y muy buen ambiente. El siguiente bar recomendable o por lo menos no puede faltar, Los Zagales, dónde probamos el Tigretostón (ganador del concurso Nacional de tapas y pinchos del 2010) y Obama en la Casa Blanca (Pincho de Oro Ciudad de Valladolid en el 2009).

Y por supuesto El Alarcón, dónde repetimos varias veces para comer sus torreznos.

También, como está siendo habitual en las ciudades con mercado central y me parece una gran idea, fuimos al Mercado del Val, restaurado hacía poco, con puestos de gastronomía, delicatessen y espacios comunes para la restauración todavía siendo pocos los puestos de restauración pero por su cercana inauguración.












Y no irse de Valladolid sin comer lechazo...